jueves, 24 de diciembre de 2009

¿El clima de Canarias protege de las enfermedades graves?


El pronóstico del paciente que ingresa en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) depende, sin duda alguna, de la severidad de la enfermedad crítica. Sin embargo, hay diferentes factores que se han relacionado con este pronóstico, con datos no concluyentes en la literatura, como son el sexo, la edad, la estancia prolongada, etc.Este pronóstico se ha relacionado también con factores externos como la climatología, que se traduce en un incremento en el número de ingresos y un peor pronóstico de los pacientes que ingresan durante la estación invernal.En Canarias trabajamos en un entorno con una climatología con una oscilación térmica de 6°C entre las diversas estaciones, con una media entre 18 y 24°C (64,4 y 75,2°F). Estamos situados a 4° del Trópico de Cáncer, paralelo que pasa por la Habana, próximos a la costa africana y bañados por los vientos alisios que hace que nos encontremos en un clima subtropical.
Por ello, el equipo de la UCI donde trabajo nos planteamos investigar el que, si al disponer de un clima uniforme durante todo el año, nuestros pacientes se veían libres o no de la influencia estacional en el pronóstico de la enfermedad grave. Por tanto, el objetivo de nuestro estudio era analizar la influencia de la variabilidad estacional en la epidemiología y el pronóstico de la enfermedad crítica.
Durante el período de estudio ingresaron en nuestra UCI, procedentes del Servicio de Urgencias, 3115 pacientes, 21% en verano, incidencia significativamente menor que en las otras estaciones del año. En vista de los resultados obtenidos, podemos decir que por la estabilidad climática en nuestro entorno, durante todo el año, prácticamente no existen diferencias en el número de pacientes que ingresan por patología crítica en nuestra UCI, en las estaciones del año, salvo en el período de verano donde ingresan menos pacientes, lo cual podría ser atribuible al descenso en dicho período en la afluencia de turistas extranjeros, los cuales durante las demás estaciones ocupan un porcentaje significativo de ingresos.
Por tanto, la estabilidad climática de nuestro entorno implica que este factor no influya en el pronóstico de los pacientes que ingresan con patología crítica, que habría que completar con estudios posteriores.
PD: Este articulo está pendiente de publicación en la Revista Medicina Intensiva de la Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidades Coronarias (ya disponible on-line).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pon tu comentario: