sábado, 17 de abril de 2021

Comentario de los fabricantes de la vacuna de Johnson sobre los efectos adversos de su marca


La empresa responsable de la fabricación de la vacuna de Johnson afirma que durante su proceso de investigación en fase 3 detectó un solo caso de trombosis venosa de seno cerebral (CVST) entre los más de 75.000 participantes en el ensayo clínicos para la Vacuna Janssen Ad26.COV2.S. En ese momento se detuvo su programa  de estudio para revisar este caso. Después de consultar con expertos clínicos externos, no se estableció una causalidad clara, y la comisión de seguridad estuvo de acuerdo en que
podría reiniciar el estudio.
Una vez aprobada su uso comercial y habiendo superado el estudio fase 3, según la empresa Janssen, recibió informes de seis casos de CVST con trombocitopenia que ocurrieron de 7 a 14 días después de la vacunación, por lo que por precaución, la FDA y la CDC recomendó una pausa en la vacunación con Ad26.COV2.S en los Estados Unidos para permitir un estudio de la situación y proporcionar la orientación necesaria sobre este problema.
 Según la empresa, estos casos se notificaron entre más más de 7,2 millones de personas que habían sido vacunadas con Ad26.COV2.S en todo el mundo hasta el 14 de abril.
 Por lo tanto, la tasa de notificación es inferior a 1 de 1.000.000 de vacunas, aunque es posible que puedan haber casos no reportados.
Quieren dejar claro que los casos reportados no se pueden estudiar en conjunto con los de la vacuna AstraZeneca ya que los vectores utilizados en una y otra son diferentes, mientras que la vacuna Ad26.COV2.S (Johnson) utiliza un vector humano basado en Ad26, la vacuna ChAdOx1 nCoV-19 (AstraZeneca) utiliza un vector a base de adenovirus de chimpancé.
De todas formas, afirman seguir trabajando estrechamente con expertos y reguladores del medicamento internacionales para evaluar los datos, y apoyan la comunicación abierta de esta información a profesionales y el público en general.



viernes, 19 de marzo de 2021

Síndrome post-COVID persistente una entidad cada vez más frecuente

 El síndrome post-COVID persistente, también conocido como COVID prolongado, es una entidad clínica que comprende las secuelas físicas, médicas y cognitivas persistentes después de haber padecido el COVID-19. Entre ellas se encuentra incluida la inmunosupresión, la fibrosis pulmonar, afectación cardíaca y vascular. La fibrosis que provoca en diferentes órganos y vasos conduce a un aumento de la mortalidad y a un empeoramiento grave de la calidad de vida. 

Del síndrome post-COVID persistente se ha hablado muy poco hasta ahora, pero conforme aumente el número de pacientes dados de alta de los hospitales o de las UCI, esta entidad irá cobrando mayor importancia por lo que representa en costes para los sistemas de salud, las familias de los pacientes y la sociedad en general para cuidar de estos pacientes que han pasado el COVID-19 pero con grandes secuelas físicas y psicológicas. 

Les dejo esta revisión que nos acerca a los mecanismos subyacentes y las posibles manifestaciones del síndrome post-COVID persistente y propone una serie de estrategias para el diagnóstico y tratamiento de los pacientes con síndrome post-COVID persistente sospechado o confirmado.



lunes, 8 de marzo de 2021

Haber pasado el COVID produce protección pero no garantiza la no transmisión

Personas que han sufrido el COVID estarían protegidos, al menos 5 meses, en un 83% de la reinfección pero podría portarlo en su nariz y garganta y transmitirlo a otras personas. Conclusiones de un artículo que va a ser publicado proximamente en  el Public Health England's Siren.


Guia clínica para el diagnóstico y tratamiento de la neumonía por COVID19

 


sábado, 27 de febrero de 2021

Methicillin-Sensitive Staphylococcus aureus as a Cause of Lemierre’s Syndrome

Caso clínico del Síndrome de Lemierre (coexistencia de infección orofaríngea, tromboflebitis séptica de la vena yugular interna y embolismos sépticos) publicado por nuestro grupo hace unos años pero que sigue siendo muy actual.


martes, 2 de febrero de 2021