miércoles, 16 de noviembre de 2016

El Burnout en el especialista en cuidados intensivos

La World Federation of Societies of Intensive and Crit Care Medicine, en su último documento de consenso sobre el especialista en cuidados intensivos habla del Síndrome de Burnout en esta especialidad, provocado en los trabajadores por la alta carga emocional de tratar a pacientes críticos, lo que lleva aparejado unas elevadas tasas de stress. Todo fruto del exceso de trabajo y responsabilidad, sin tiempo para la recuperación, lo que lleva a provocar un agotamiento crónico que se puede manifestar con sintomatologia muy inespecífica como fatiga crónica, cefaleas, trastornos de la alimentación y del sueño, problemas emocionales y falta de comunicación con los demás trabajadores. Esto puede llevar a un incremento en las bajas laborales o ausencias repetidas, no rindiendo lo suficiente en su horario de trabajo, con lo cual disminuye la calidad de la atención y sintiendo la enorme necesidad de cambiar de trabajo. Una encuesta entre los trabajadores de las UCI suizas mostró que alrededor del 30% padecían síndrome de Burnout. Incluso, aportan un dato escalofriante a mi modo de ver que, en los centros de habla alemana, la mayor tasa de mortalidad se asoció con un mayor agotamiento de los trabajadores.
Concluye el documento de consenso que el síndrome de Burnout es una seria preocupación entre los trabajadores de la salud en la UCI claramente relacionada con la organización de la UCI, la duración de las horas de trabajo, los conflictos dentro de la UCI, la comunicación entre los trabajadores y la gestión de los cuidados de fin de vida. Alientan a las administraciones hospitalarias su deber en abordar el síndrome de Burnout como medida de resultado y, por lo tanto, tenerlo en cuenta como un indicador de calidad por lo que sugiere a los responsables para tomar las medidas necesarias para prevenirla o limitarla.

Desde aquí quiero invitarles a la reflexión, como trabajadores actuales o futuros de nuestras unidades, donde por suerte o por desgracia se encuentran ingresados los pacientes más débiles del hospital, el paciente crítico y donde además se encuentran unas familias que están atravesando quizá uno de los momentos más difíciles de su vida. En todos esos momentos de desánimo pensemos en ellos que seguro nos hará hacernos más fuertes.