martes, 28 de mayo de 2013

La Reanimación cardiopulmonar, su lado humano


Marcos practicando su deporte favorito
Hoy les traigo unas palabras de un compañero, médico residente de cuidados intensivos, en Facebook en relación a un hecho que tuvo la oportunidad de vivir y que, a nosotros como médicos, nos da un combustible incombustible para seguir en esta profesión que puede tener muchas cosas negativas, pero con los hechos que nos relata el amigo Marcos a continuación, nos damos cuenta de lo importante que es nuestra profesión y nuestro quehacer.

"Buenas amigos,si hace un mes mi reflexión era triste por el fallecimiento de un familiar,hoy es todo lo contrario,la historia se fragua el día 23/05/2013:Me encontraba en los inicios de un partido de padel en un club de nuestra capital,rozaban las 18:45 horas de una tarde fresca cuando de repente unos de los trabajadores del club,me avisan de la caída de un señor que se había desplomado dentro de la pista mientras practicaba una de sus aficiones(el padel),hasta allí me acerque en cuestiones de segundos y me encuentro el cuerpo de un hombre joven de 190 cm de estatura tumbado en el suelo ,sostenido en posición de seguridad por dos de las persona que practicaban con el ,mi sospecha se hizo realidad y nos encontrábamos antes la inequívoca muerte súbita de un joven deportista,rápidamente mi compañera de padel(su nombre es Antonia ,le apodan Toni y enfermera de profesión ),nos ponemos en marcha para iniciar la reanimación cardio-pulmonar instrumentalizada,hasta que llegarán los servicio de emergencias,fueron 35 largos minutos reanimando a una persona que el destino quiso que estuviéramos allí,a la misma hora en que sucedía la tragedia ,tras la llegada de los servicios de emergencia continuamos reanimando con mucha fe en la posibilidad del éxito ,y se consiguió ,la duda estaba en como podría quedar su cerebro después de 38 minutos,esa duda la despeje hoy, fui al hospital a verle y me encontré al amigo Iván con una sonrisa linda,emocionado y con sus ojos inundado de lágrimas por conocerme,la familia y amigos que le rodeaba no paraban de agradecerme tal hazaña,realmente fuimos muchos los que contribuimos a que una vida joven no se fuera antes de tiempo,la vida ha querido darte una oportunidad y debes aferrarte a ella,nosotros fuimos el instrumento engranado y oportuno para cambiar el signo de tu vida.
Esta son las historias lindas que hacen de la medicina una de las profesiones más bella que existe,y los que la practicamos los mas afortunado del mundo.

Quiero agradecer a la cadena de asistencia en este caso,desde nosotros en el lugar de los hechos,hasta el personal de traslado, médicos intensivistas y cardiólogo del hospital Dr. Negrin por conseguir salvar una vida más.

Hasta pronto Iván, tu eres el protagonista de tanta felicidad y regocijo para este humilde médico".

Marcos Granados, Médico Residente de Medicina Intensiva del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria